jueves, 30 de septiembre de 2010

El chino underground

Yo iba a este chino cuando nadie lo conocía y sólo había chinos comiendo.  Pero entonces se puso de moda, y ahora está petado de gente española… y ya no es tan auténtico.

Imagino que a las personas que  conocieron este restaurante desde el principio les encantará hacer alarde; yo no podría evitarlo, pero en realidad cuando yo lo conocí hace como cinco años ya era bastante popular. Aún así hubo algo de él que me moló.

El chino en cuestión está en los bajos de un aparcamiento de Plaza de España, y como el nombre no está traducido al español – aunque he averiguado que en chino se llama “paisaje” - la gente lo llama de una gran variedad de maneras: el chino de Plaza España, el chino underground, el chino del subsuelo, del submundo, del inframundo… ¡hasta lo he oído llamar el chino de Blade Runner!

Aparte del nombre, por lo demás no tiene aspecto de restaurante chino, sino más bien de bareto cutre español de los de toda la vida. Decoración, cero. Bueno; en una esquina tienen una tele sin voz en la que ponen vídeos de karaoke en chino. Es pequeñujo; apenas tiene nueve mesas y dos o tres taburetes en la barra donde suelen estar los chinos –nunca españoles- comiendo, con el bol casi pegado a la barbilla.  

Como es tan popular y es tan chiquitujo, a la hora de la comida se suele formar cola fuera, pero todo va bastante rápido: de hecho el tiempo de espera no es tiempo perdido, porque una camarera –la de la camiseta a rayas de la foto- sale con una hoja con el menú, y te va tomando nota.

Cuando por fin entras, te sientan en una mesa, muy, muy cerca –o pegada- a otra, y es como si estuvieras comiendo con completos desconocidos. El servicio es muy rápido, pero no esperes amabilidad y sonrisas; se está para lo que se está: llenar la panza y pirarte sin sobremesa ni leches. Y si quieres ir al baño… pues no hay baño, ¡Tienes que usar los baños del aparcamiento! Minimalista todo, vamos.

Respecto a la comida… pues está buena y es muy abundante. Y nada de rollitos de primavera, salsa agridulce y esas cosas que se encuentran en los chinos  "de siempre" decorados con cuadros de cascadas y dragones negros sobre fondo rojo, sino comida china de la que comen los chinos. Y si no te acabas tu plato, puedes pedir que te preparen el resto para llevar.

Pero francamente, yo no creo que sea la comida lo que ha hecho famoso a “Paisaje”, sino toda la experiencia pintoresca y “underground”, que además de sorprender y divertir, hace que quien vaya se sienta como si fuera un gran entendido por conocerse los entresijos de Madrid.

Así somos, ¿no?

7 comentarios:

  1. Lo conozco, no he comido nunca allí pero siempre me ha llamado la atención. Al principio pensaba que era una tienda.
    A ver si me animo y entro un día :)

    ResponderEliminar
  2. Se come fenomenal, y muy bien de precio. Normalmente, con un plato te basta... yo muchas veces me pido el plato directamente para llevar, y por unos 4€ ceno fenomenal en los jardines del Templo de Debod, o en los Sabatini... vamos, ¡que por 10€ invito a cenar en un sitio de flipar! Estupendo para las noches de verano :)

    ResponderEliminar
  3. Pues hala Naray, a animarse, que la "cutre experience" te está esperando! ;)

    Y tú Cari, alma de cántaro, eres una cutre-romántica: "Cariño; te invito a cenar en los jardines Sabatini... pero antes pasémonos por el inframundo." Menos mal que tu churri es otro qué tal baila!

    ResponderEliminar
  4. Os lo montais bien por dos duros Eh!!.
    Por aquí no hay nada tan baratito :)

    ResponderEliminar
  5. Cari se lo monta por dos duros donde le pongan, que a cutripei no hay quien la gane -siempre en el mejor de los sentidos

    ¿De dónde eres tú, tocaya?

    ResponderEliminar