jueves, 11 de noviembre de 2010

Mundo fantástico

No sé si os habrá pasado a vosotros alguna vez; tienes un recuerdo de algo que sucedió hace mucho tiempo, pero es como si los años lo hubieran... desgastado, o algo así. De alguna manera ya casi hasta cuesta dar crédito a ese recuerdo, y necesitas que otra persona lo confirme, que te diga “Sí, yo me acuerdo de eso. En efecto, sucedió.”

Desde principios de la década de los noventa hay un sex shop de considerables dimensiones en la calle Atocha, en el centro de Madrid. Se llama Mundo Fantástico. Antes de que se convirtiera en una tienda erótica, era una juguetería, y se llamaba... ¡Mundo fantástico! Cambió el negocio pero no el nombre, y hasta se mantuvo el cartel original. A mí esa historia... como que me pirraba, pero no encontraba a nadie que compartiera mi recuerdo para volver a darle la nitidez de la realidad, por así decir.


Me pasó lo mismo durante años con una noticia que salió en los periódicos cuando yo iba a la universidad; un pobre depravado murió aplastado por una roca cuando se zoofilizaba a una gallina. Pasaron los años, y yo parecía ser la única persona que lo recordaba; cuando le preguntaba a la gente si se acordaban de aquello me miraban con pasmo: “¿¿En serio pasó eso?? ¡venga ya!” Hasta que años más tarde llegó a mis manos la prueba fehaciente en forma de imagen en un suplemento de la revista FHM.

Total, que este martes, cuando camino del Retiro pasé por delante de Mundo Fantástico, me dije: ¡De esta semana no pasa, maldita sea! Y me puse en acción. Al llegar a casa llamé a mi padre por teléfono, y le interrogué sobre el tema; él nació y vivió toda su infancia y parte de su juventud en la calle León, en lo que es ahora el Barrio de las Letras –cerca del local de marras- y podría ser que recordara la juguetería. Además la anécdota es de las que a él le molan. “Pues no, no lo recuerdo, la verdad –reconoció muy a pesar nuestro- pero ¿sabes quién puede que lo sepa? Mi hermana. Espérate, que ahora mismito la llamo y se lo pregunto” –se ofreció muy diligente. 

Apenas unos minutos más tarde me llamó y, vía mi tía Pili, me confirmó de una vez por todas la magnífica historia de “Mundo fantástico”, la juguetería que creció para convertirse en “Mundo fantástico”, juguetería de adultos.

22 comentarios:

  1. Tía, mientras estaba leyendo tu post, tú has entrado en mondo para felicitarnos... que casualidad.

    Ah, y la historia de MUNDO FANTÁSTICO me parece de peli de terror... no se... me da la sensación de que entre dildos y bolas chinas habitan los espíritus de los pobres juguetes de la tienda que cerró... qué miedo!!

    ResponderEliminar
  2. qué casualidad, el otro lunes comentamos lo del gallinófilo. Dio bastante juego, los jóvenes no lo recordaban y los más mayores tampoco, pero algunos lo estábamos viendo en la portada del Interviú, y lo situabamos en Galicia.

    pero a veces los recuerdos se desgastan, a mi me pasa cuando empecé a ir a Madrid de menos pequeño, ya sin mis padres y todo me parecía más feo y pequeño...

    dentro de unos años MF será una tienda de los chinos.

    pd: no te hacía ojeando el FHM... has mandado a tu vecinito? (porque en tu blog ya no aparece...)

    ResponderEliminar
  3. fe de erratas:
    donde digo los jóvenes quiero decir los residentes recién acabados que no se empapan de nada y algunos son mayores que mis padres.

    ResponderEliminar
  4. Recuerdo esta historia, antes estas noticias no tenian mucho bombo.

    Anda que el tio no tenía nada mejor que una pobre gallina, le temerian cada vez entrara en el gallinero:)

    ResponderEliminar
  5. Cari hoy coliflor con patatas11 de noviembre de 2010, 21:35

    Yo recuerdo la juguetería, a veces me fijaba en ella cuando pasaba con el 32 por Atocha, era de las más grandes que había...

    ... también me acuerdo de haber oído en cierta ocasión la frase: "¡Taxi! ¡al sex shop de la calle Atocha!" (Pero qué gente, ¿es que no tienen vergüenza?)

    ... y de otra vez, cuatro chicas metiendo a un apabullado joven dentro, para verle sufrir en el peep show... y es que hay gente pa tó... criaturita.

    Espero que a él se le haya difuminado también ese recuerdo...

    ResponderEliminar
  6. Toma, que curioso... fijate... a eso le llamo yo reciclar ;)

    ResponderEliminar
  7. Carlos... quizás los espíritus de las nancys, madelmans y osos amorosos se han hecho amigos de los dildos, bolas chinas y demás juguetitos sexuales... digo.

    Davidiego, ¡sí que es casualidad!Yo lo recuerdo del periódico. Y la revista no era mía sino de mi ex, of course.

    Al vecino le finiquité por aburrido. Me acabo de asomar y lleva sudadera azul marino -por si tienes mono :D

    Tienes razón Laura; si pasara algo así ahora... ¡dios mío, la que se liaría! Todo el mundo posteando la foto a lo largo y ancho de este mundo...

    ¡¡Caridaaad!!! ¡¡¡guelcam jooom!!! Pues sí Cari, yo sabía que tú recordabas, pero... me cabía la duda de que fuera un recuerdo inducido por mí -lo siento, pero todas esas historias en psicología tipo la nani que confiesa años después que no le atracaron para robarle el reloj sino que lo vendió, a pesar de que el niño RECORDABA el atraco... hicieron mella.

    De lo que no me acuerdo es de las otras historias que cuentas. Pero ni borrosamente, oyes.

    Naray, ¡eso no es ni reciclar! ¡Eso es usurpación de personalidad, lo menos! :D

    ResponderEliminar
  8. pues yo lo de la jugueteria no me acordaba pero de la piedra sobre el zoofilico me ha recordado a una cancion de def con dos llamada "panico a la muerte ridicula" la cual hace mencion del caso..

    la letra dice asi "Castigo divino a la zoofilia.
    Pasión que aplasta una roca asesina.
    Todos se ríen porque adivinan
    qué hacía el difunto con una gallina."

    ResponderEliminar
  9. En efecto, muy bine recordado. De hecho cuando le pasé el documento gráfico a Iñaki, escribió el artículo para el que hay un link en el post, en el que comentaba lo de la canción de Def con dos.

    ResponderEliminar
  10. Y qué le pasó a la gallina!!!???? xDDD

    ResponderEliminar
  11. JAJAJAJAAA!!!! Ya tío, di que sí; ¿Qué pasó con la gallina, la pobre? Lo mismo la enterraron con él para que se amaran para toda la eternidad...

    ResponderEliminar
  12. La gallina falleció en el coito propiamente dicho. Después de publicar la foto de la gallina conocí a un gallego que me contó que llegaron a tener club de fans del follagallinas.

    Buenísima la historia del Mundo Fantástico, más conocido en mis círculos onanistas como El Pajatorio.

    ResponderEliminar
  13. Ay, tuviste la ocasión de ser tú el héroe del post, pero ignoraste mi mail de solicitud de confirmación... Supongo que no lo recordabas.

    ResponderEliminar
  14. Qué bonito que los negocios crezcan y se hagan mayores, pero me da mucha pena cuando mueren...

    ResponderEliminar
  15. joeerrrlll cuanto timpo sin entrar a leerte... y me encuentro con esto!!!

    Pues resulta que cuando vamos a Madrí nos quedamos a dormir a escasos 100 metros del susodicho sex shop (al lado de la tienda de bicis). Gran historia, pero es mejor la del gallinofilo. Creo que te puedo conseguir hasta la fecha del acto y de la muerte del pervertido: en mi casa siempre se ha comprado la interwiu y recuerdo la imagen de un especial 20 aniversario o algo así. Como era un pipiolo me impresiono bastante. Pobre gallina...

    ResponderEliminar
  16. Hey Popiiii!!!! ¡Cuánto tiempo! ¿Cómo te va por aquellos mundos de dios -o de quien sean? Al lado de Calmera es donde tú te alojas cuando vienes al foro. Ahí me compré yo mi muy anciana bici. Respecto al gallinófilo, ya hizo un trabajo de investigación en su día mi colega el que escribió el artículo al que hay un enlace en el post, no sé si lo habrás visto. No me extraña que te marcara el ver la foto, en tu tierna adolescencia, joerr...

    ResponderEliminar
  17. juasss.. Laura, yo también me acuerdo perfectamente del pollo de la gallina (valga la redundancia).

    Sería curioso conocer cómo fue su vida.. lo que vivió entre el día en que su madre le recibió por primera vez en brazos, y el día en que terminó su tiempo con una gallina en los brazos.

    A falta de datos reales, tú, que tienes buena imaginación, podrías animarte a escribir una reconstrucción, ¿no? :-)

    ResponderEliminar
  18. Pues sí sería curioso saber de su vida, sí. Saber un poco más sobre su amor a los animales, si era su primera gallina... Pero yo no tengo imaginación para inventarme esas cosas; si te fijas lo que cuento es siempre real.

    ResponderEliminar
  19. bufff, si fue su primera gallina.. ¡vaya mala suerte la suya!.. se llega a esperar un poquito más, y no sería ahora recordado, por su familia, amigos, y hasta desconocidos, como un bestia(lista)..

    Sí, me he fijado que escribes siempre historias reales.. pero, no sé, según las cuentas parece que ves más allá de las apariencias.

    ResponderEliminar
  20. Hola, Agradezco tu información sobre el nombre anterior de la tienda en cuestión pero la fecha de apertura de la actual, fue el año 92 ya que yo misma acudí a una entrevista para cajera, pensando que era otro tipo de negocio.
    un saludo
    Fransinella.

    ResponderEliminar
  21. Fransinella, muchas gracias por la información, lo corrijo en el post. Sí; esa fecha tiene más sentido, la verdad.

    ResponderEliminar
  22. El blog de la actual tienda y ademas tambien tienen pagina de facebook.Como cambian los tiempos

    http://tumundofantastico.blogspot.com/

    http://www.facebook.com/pages/Mundo-Fantastico-Madrid/180488545312188

    ResponderEliminar