viernes, 16 de septiembre de 2011

Ahh, la playa...

Conil al fondo. Un pájarillo dejó sus huellas dirigiéndose al pueblito...
Muchos pajarracos dejaron sus huellas también,
...y uno hasta una pluma.
También las mantis religiosas toman el sol -con las antenas al viento. Si miráis al mar se pueden ver "gotitas fugaces".
He disfrutado de paseitos matinales con nubes en el cielo,
de puestas de sol,
 
de la soledad...
...de la compañía...
...de un manto de niebla mágico que se echó encima en apenas unos minutos,
para esfumarse después tan rápido como apareció, dejando un día espléndido.
He disfrutado del sol en la piel -con mi tanguilla nuevo...
...y más aún he disfrutado del sol con mi tanguilla nuevo tirado en la arena. Y de la brisa, el viento, las olas...

No puedo dejar pasar otro año para volver al mar.

13 comentarios:

  1. Y qué necesario es volver al mar de vez en cuando.
    Sientes un "volver a casa por navidad" pero más instintivo y profundo, o no, quién sabe, no me eches cuenta.
    Encantada de leerte.
    pd: la entrada muy inspiradora excepto por la mantis, que es mi fobia favorita :S

    ResponderEliminar
  2. Pues qué putada lo de la mantis; en medio de la relajación que evocan las imágenes... ¡ZAS, EN TODA LA BOCA! XD

    Estoy de acuerdo contigo, yo siento que la playa conecta muy profundamente con una parte de mi instinto de conexión con la naturaleza -no sé expresarlo bien.

    Bienvenida por aquí. No suele haber mantis habitualmente; si acaso alguna cucaracha y eso ;)

    ResponderEliminar
  3. ¿vaya vacaciones...

    ...o vaya fotos?

    Digo... ;)

    ResponderEliminar
  4. Ambas, dormiré mejor.

    La próxima sin bichos.

    ResponderEliminar
  5. Vaya, ¿no te molan los bichos a ti tampoco? Pues tengo otras fotos de una libélula roja preciosa que rescaté del mar, y de un escarabajo rinoceronte (digamos) que lo mismo. He puesto la de la mantis porque es la más simpática, pero veo que no hay quorum... :)

    ResponderEliminar
  6. Preciosas fotos Laura ¡vaya vacaciones!
    Mi sueño es, algún día, vivir cerca del mar. Me da paz, me da alegría ¡me encanta!

    ResponderEliminar
  7. La verdad es que las vacaciones han sido bastante normalitas en sí, pero muy, muy disfrutadas. A mí también me da mucha paz el mar, y he vuelto realmente renovada -¡además no había apenas nadie en la playa!

    ResponderEliminar
  8. Septiembre es una gozada, clima más suave, menos gente, para mí es la mejor época para salir, me alegro que hayas disfrutado, por cierto, a mi la mantis ¡me encanta!, yo he estado en Islas Cies, y he fotografiado a una amiga de la tuya, esta de color verde intenso, ya te las pasaré para que las veas, así como las de una roca de la que pensé... desde aquí mearía una que yo me sé ;P

    ResponderEliminar
  9. Y nadie ha dicho nada del tanga?

    Ese tanga de cuadros manteleros donde me iba a comer yo un buen pastel.

    Ni buen rollito ni leches. Mucho maricón es lo que hay por este Blojiyo!

    ResponderEliminar
  10. Hey Bro, esas fotitos las quiero ver yo. ¿Tienes una de una mantis también! ¡A que son super chulas y simpáticas? Respecto a los pises libres -¡que vivan!- en la playa he innovado mogollón. Qué pasa, es la naturaleza y se puede.

    Ah Pacopepe... si no lo dices tú (aunque seas un pimiento verde o un canto rodado)no se me anima naide! Bueno, un coleguilla a quien no quiero delatar me envió un mail en que me decía lo siguiente:

    Cuando has dicho que ibas con el tanga nuevo, me he dicho, ainsssss, que le tengo que comentar que se lo quito a "bocaos", peroooo nop, llega la señorita y va y se lo quita ella, y claro, así no se puede.
    Te lo digo por aquí, no vaya a ser que alguien lo malinterprete y salte alguno meando fuera de tiesto... ;-P


    En fin, que aún levanto pasiones, oyes.

    ResponderEliminar
  11. Hola guapa, un placer volver a leerte. Vaya fotazas!!!

    ResponderEliminar
  12. Hey Carlos, ¿qué pasa? Ya estoy de vuelta. Gracias por lo de "vaya fotazas", eso me gusta más que "vaya vacaciones", porque me da el mérito a mí... :D

    ResponderEliminar