domingo, 21 de diciembre de 2008

El solsticio de invierno

Hoy a las 13.04 es el Solsticio de invierno, el momento en que el sol alcanza su cénit en el punto más bajo. A partir de hoy los días comienzan poco a poco a hacerse más largos.

Desde hace miles de años y para las culturas y sociedades más diversas, el solsticio de invierno ha representado el acontecimiento cósmico por excelencia; el nacimiento del sol. Con él toda la naturaleza comenzaba a despertar lentamente y los humanos veían renovadas sus esperanzas de supervivencia gracias a la fertilidad de la tierra. Se celebraban grandes festejos paganos acompañados de ceremonias colectivas con cantos y danzas rituales, en un ambiente de alegría general.

El nacimiento de los principales dioses relacionados con el sol en muchas culturas (como Osiris, Horus, Apolo, Mitra, Dioniso/Baco, etc.) era situado en estas fechas; los cristianos no hicieron más que apuntarse al carro cuando acordaron –ya en el siglo IV- situar el nacimiento de Jesucristo en la noche del 24 al 25 de Diciembre, la fecha en la que los romanos celebraban el Natalus Solis Invicti, el "nacimiento del Sol Invencible", un culto muy popular y extendido al que los cristianos no habían podido vencer, y claro está, la fecha en la que todos los pueblos contemporáneos festejaban el solsticio de invierno.

Por todo esto hace unos años decidí volver a los orígenes, y celebrar el Solsticio de invierno en vez de las Navidades; porque para algunas cosas soy una hippy comeflores abraza-árboles, y me encantan las estaciones, y porque estas fechas tienen más sentido y me gustan mucho más vistas desde esta perspectiva. No tengo rituales específicos para la ocasión, pero sí hago algunas cosas solsticio-navideñas, como decorar la casa con árboles y luces –que originariamente representaban el sol y la naturaleza-, hacer un ejercicio escrito de repaso del año… y poco más.

Ayer me enteré de la propuesta de la asociación pacifista californiana “Baring Witness”: celebrar el solsticio con un orgasmo global por la paz.

Pues eso, opinad vosotros mismos.

5 comentarios:

  1. La cosa es que tengamos que celebrar algo. Si no es una cosa es otra... pero, venga a gastar...
    Un saludete

    ResponderEliminar
  2. yo a la hora prevista por la web ya había llegado al mío particular, 30' antes estaba entrando por meta mejorando 2' mi mejor marca en medio maratón. Quizás tengo un poco de alma femenina, porque tengo más de un tipo de orgasmo...
    Cuando vea un árbol simpático le daré un abrazo de tu parte.

    ResponderEliminar
  3. Ah! y gurrumiaus para Flecha (solo sé hablar en gatuno...)

    ResponderEliminar
  4. Sí, bueno, al quien le gusta gastar ni siquiera necesita una excusa...

    Davidiego,¡¡¡ENHORABUENAAA!!! Eso ha sido el dios sol, que te ha dado la energía... y todo ese entrenamiento, supongo! ;) Lo del abrazo a los árboles, yo sólo te digo una cosa: pruébalo y luego me cuentas, ¡en serio!

    Gracias Misstake por tus felicitaciones, le pasaré tu gurrumiau a Flecha :)

    ResponderEliminar