martes, 1 de marzo de 2011

El punto sin retorno

Desde hace más de un año no veo los telediarios ni leo los periódicos habitualmente. Necesito mantenerme alejada de ese metralleo constante de noticias nefastas sobre las injusticias, crueldades y horrores que suceden en el mundo.

Mucha gente me reprocha mi postura; gente que dice que hay que saber la verdad, que hay que estar informado. Y yo me pregunto, ¿Para qué? ¿Para que se me parta el corazón con las cosas que oigo? ¿A quién beneficia que yo sepa, si como tantas otras personas no puedo hacer, no hago nada al respecto?

El pasado noviembre echaba un vistazo a un 20minutos que me encontré en la sala de profesores. En la portada había el siguiente titular, referente a la invasión de Marruecos del Sahara Occidental: Ocultos en Aaiún: "Por la noche se oyen las torturas” No pude evitar imaginármelo y sentir una tristeza y un dolor  inmensamente profundos, y llorar. Es tan, tan espantoso.

Entiendo que debemos tener conocimiento de las cosas terribles que suceden en el planeta en que vivimos; no podemos vivir en el mundo piruleta. Pero llega un punto en que nuestra mente no puede asumir tanto horror, tanto dolor, y poco a poco nos vamos anestesiando; es normal, es un mecanismo de defensa. Y esto tampoco es bueno. Creo que hay que encontrar un equilibrio, y no me parece que sea fácil.

Por todas estas razones estoy solo mínimamente informada sobre la ola de rebeliones que está sucediendo en el mundo musulmán, pero lo poco que me llega me parece espeluznante. Espeluznante por un lado y tremendamente heroico y esperanzador por otro. Pero me queda tan lejos, tan remoto es para mi vida tranquila de barrio, que me costaba imaginar qué podía impulsar a poblaciones enteras de personas a tener la temeraria valentía de salir a las calles, sabiendo que pueden perder la vida exigiendo justicia. Hace unos días me llegó la escalofriante explicación:

Hemos llegado al punto sin retorno. Sabemos que si no morimos en las calles, nos matarán en nuestras casas.

Llevo unos días que no me puedo quitar esto de la cabeza. Ni del pecho y el estómago.

Y siento que no hay mucho que yo pueda hacer al respecto. Pero hace tiempo me propuse que cuando tuviera este sentimiento de indefensión e impotencia, para evitar la “parálisis”, tenía que encontrar aunque tan solo fuera lo mínimo que sí pudiera hacer, y hacerlo. Así que he escrito este post.

19 comentarios:

  1. No me parece mal tu postura. Es muy válida, como cualquier otra.
    Lo que pasa es que efectivamente estamos anestesiados tanto que no nos damos cuenta de que la gente que sale en TV es como nosotros, lo vemos como una pelicula... y mañana podríamos ser nosotros.
    Hay que tomar conciencia... es lo mínimo que desde nuestra vida tranquila podemos hacer.
    Yo tampoco me veo capaz de más.

    ResponderEliminar
  2. muy buen post.
    yo vivo entre mundo piruleta y chupachups con chinchetas..

    ResponderEliminar
  3. Es difícil como tú dices encontrar un equilibrio entre el mantenerse informado y tratar de que estas noticias no te afecten. Yo era adicto a la información, me leía periodicos, veía el telediario y llevo la radio todo el día puesta. Al final me he tenido que desenganchar. Too much for my body... El que esté al tanto y no le afecte es un poco raruno. Yo como tú no puedo. Y lo peor es eso, no saber qué poder hacer para arreglar algo. Es una situación de indefensión muy desalentadora. Se está yendo todo al carajo poco a poco.

    Un saludor!

    ResponderEliminar
  4. No me parece mal tu postura. Es muy válida, como cualquier otra.

    Bueno Naray, como cualquier otra... :D

    Pero sí, lo más terrible es pensar que las personas que sufren estos horrores son como nosotros. Como nuestra familia o nuestros amigos.

    Así que Davidiego, el mundo "chupachups con chinchetas"? Qué ideas... :D

    Ya Quico, se está yendo todo al carajo, pero quizás haya luz al final del túnel, ¿no?

    ResponderEliminar
  5. A mi me da un poco de miedo todo lo que esta pasando en el mundo arabe. Siento decirlo, pero egoistamente los europeos estabamos mas tranquilos con esas dictaduras de lo que lo estaremos con los mas que probables gobiernos islamicos extremistas tipo Iran que terminen instalandose en esos paises.
    Y lo triste es que si eso termina ocurriendo la gente no va a vivir mejor, la prueba es que en las republicas islamicas tambien hay tumultos.

    ResponderEliminar
  6. No esta escrito que de las dictaduras pasemos a gobiernos extremistas.

    No me sean agoreros. Tengan un poco de fe en la humanidad esa.

    ResponderEliminar
  7. ¡Muy bien dicho, Cándido! Jo Vicent, que estoy muy blandita y se me encoje el alma con las cosas que dices! Tú eres de los que están muy informados, ¿no? ¡Sois los más pesimistas!

    ResponderEliminar
  8. Pues yo estoy viendo todo eso con mogollón de esperanza... y de admiración, la verdad. Me parece admirable que la gente se haya plantado, sin convocatoria de partidos o similares, y que muchos a una hayan salido a las calles...

    Espeluznante, pensar en cómo han tenido que estar para llegar a exponer sus vidas por luchar por un cambio.

    Pero lo que me "espeluzna" de verdad es que no estemos pudiendo reaccionar si no nos vemos en ese "punto de no retorno"... porque en otras sociedades, como las europeas, tendríamos mucho por lo que plantarnos y seguimos con un "aquí me las den todas"; total, no nos van a ir a matar a casa. Y seguimos permitiendo que este sistema atroz se cebe con las personas, animales, plantas, todo el planeta, siendo más voraz aún en otras zonas del mundo que nos quedan "más lejos".

    Me jode que haya sido la desesperación, pero admiro su capacidad de plantar cara y resistir. Y no creo que a esto vayan a seguir extremismos raros, en absoluto. Lo único que echo en falta es la presencia de las mujeres y la reivindicación de sus derechos en estos momentos de reclamar cambios (por ejemplo, en Egipto, el 97% de las mujeres, tanto musulmanas como cristianas, sufren ablación). No lo sé, puede ser que sí se esté moviendo algo en este sentido, y simplemente no nos enteramos (no es noticia). En cualquier caso, lo que me inspira todo esto es esperanza...

    ResponderEliminar
  9. http://www.ted.com/talks/wadah_khanfar_a_historic_moment_in_the_arab_world.html

    ResponderEliminar
  10. Cari tienes razón en muchas de las cosas que dices, el tema de las mujeres es indignante por decir una palabra suave, pero sí que han venido a matarnos a casa, yo creo que a nadie se le olvida el 11-M, porque doy por supuesto que no eres de los que se creen la versión de Acebes...

    ResponderEliminar
  11. Solo cuando no tienes nada que perder te puedes plantear movilizarte de esa forma... y aqui todavia son bastantes los que tendrian algo que perder... ergo anestesia general

    ResponderEliminar
  12. Ted, le echaré un vistazo a esa Ted talk este finde, gracias.

    Cari, qué te voy a decir que no hayamos hablado ya, pero muy bien dicho lo que has expuesto.

    Vicent; con lo de "no nos van a venir a matar a casa" Cari se refería a la cita del post, y no me parece que el 11-m tenga nada que ver con la gente que está saliendo a las calles en Egipto, Libia etc.

    Anonimoo, totalmente de acuerdo. Es lo que dice Cari también.

    Por cierto Cari, "espeluznar" es de hecho un verbo, así que no haría falta que lo pusieras entre comillas ;)

    ResponderEliminar
  13. Cari en modo ahorro energético4 de marzo de 2011, 20:56

    Cachis! Cómo lo sabía yo... pensé que "espeluznar" colaba como verbo, pero me inseguré de repenté ;)

    Vicent, es verdad, como dice Laura, que me estaba referiendo a su texto; ejem, y sobre la versión de Acebes... uifs!

    < Momento publicitario: ¡¡este martes ya es 8 de marzo!! :D >

    ResponderEliminar
  14. Huy, tengo yo un post pensado que no se si me atreveré, pero si me atrevo... no a todo el mundo le gustará :DD

    ResponderEliminar
  15. No entiendo esta polémica del 8 de marzo: si no te gustan las tortitas (“pan cakes”) pues no te las comas y ya está.

    ResponderEliminar
  16. UnvallekanoenlacortedelreyArturo4 de marzo de 2011, 22:03

    http://projectbritain.com/shrove.html

    ResponderEliminar
  17. es complicado, progres contra conservadores, con la religion por medio, la economia, la desinformacion.. pfff, es lo de siempre, hay gente que le interesa estar arriba y otros canados de estar abajo, no es más que una revolucion más en este mundo como pasa en sudamerica, africa, etc... otra más de tantas y tantas revoluciones que han habido y habran en el mundo... que se puede hacer?? ver como se matan... nada más!

    ResponderEliminar