lunes, 18 de enero de 2010

Cotidianas, los orígenes. ¡Post 200!

Desde más o menos los 16 años he tenido siempre un cuaderno. En él, además de recoger citas de los libros que leía, me desahogaba contando mis cuitas y registraba mis rumiaciones o mis ideas. Conservo todos esos cuadernos, y considero un gran privilegio y un tremendo tesoro tener esa ventana a la que de vez en cuando poder asomarme a la persona que fui.

Por alguna razón durante casi todo el tiempo que estuve con Guy -y fueron más de diez años- no escribí; tengo un cuaderno que dejé en noviembre de 1991 y que no retomé hasta septiembre de 2001!

Hace casi cinco años, cuando Pacopepe y yo estábamos sufriendo la resaca de nuestras respectivas separaciones y recuperando el contacto que habíamos perdido un poco entre nosotros, un día -no sé cómo ni por qué- me propuso un juego: Buscaríamos una palabra al azar en el diccionario, y con esa palabra él dibujaría algo y yo escribiría algo. Tendríamos un mes de plazo, tras el cual nos enviaríamos nuestras respectivas creaciones por correo ordinario -para hacerlo más especial.

El primer mes la palabra fue anteporta: Hoja que precede a la portada de un libro, y en la cual ordinariamente no se pone más que el título de la obra. Esta fue la creación de Pacopepe:

Y esta la mía:



Después hubo otras –aunque no muchas, a decir verdad- pero yo ya le estaba volviendo a coger el gusto a eso de escribir.

PD: Pongo el texto para descargar porque tengo pensado publicar aquí algunos otros relatos que escribí antes de empezar Cotidianas. Este es solo un folio, pero los demás, debido a su extensión (tres o cuatro folios) no me parece que encajen en el formato blog; así que quien quiera podrá descargarlos y leerlos cuando guste.

18 comentarios:

  1. y todo final no se puede ser más que un nuevo comienzo...

    acaba una serie y salen las secuelas, spin offs, precuelas...

    las cosas siempre acaban bien, porque es real, un estudio demuestra el mismo nivel de felicidad al año de que toque la lotería y al año de quedarte parapléjico. Porque al final, no nos queda otra cosa que ser felices.

    y si no, eres un amargado.

    ResponderEliminar
  2. A veces las cosas no acaban bien, acaban del culo y lo que ocurre despues no es que uno vuelva a la felicidad, es que somos tan simples que se nos olvida lo malo.

    Suerte en la nueva andadura, Laura.

    ResponderEliminar
  3. ¿Y conservas aún la primera página del primer cuaderno?

    A mi me gusta rescatar escritos viejos, artículos antiguos, canciones de hace tiempo... por su capacidad de reconstruir con tan poco lo que sentía, pensaba... entonces

    ResponderEliminar
  4. Me identifico mucho con el anterior comentario... y que conste que yo soy un anónimo diferente.

    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Casi se me salta la lágrima cuando he visto el dibujo en tu/nuestro blog.

    Otro beso

    ResponderEliminar
  6. Enhorabuena, Suna. 200 post´s!! Joder, se dice pronto. Mi sombrero.

    Últimamente estamos de celebraciones: los 200, los 10 años de hipoteca, el subcampeonato de culos de Lavapiés... no damos abasto. menudo despiporre...

    Me encantará leer tus escritos... en venganza. Otro motivo para celebrar, ves?

    Por cierto, no me importaría que volvieran Narobá y Taipí de vez en cuando. Se les extraña.

    Y, bueno, para terminar... sabes qué haría yo con todos esos cuadernos que has ido acumulando desde los 16 años?

    ...Sí, sí lo sabes :)

    Pd: me brindo a tu salud un Baso de vino sumándome a la celebración.

    *

    ResponderEliminar
  7. Davidiego; ese estudio que dice que la gente recupera su felicidad previa al año de que les toque la lotería y al año de quedarse parapléjicos lo leíste aquí! Jajaja... lees tantos blogs que ya no recuerdas la fuente! Pero me alegro de que te quedaras con el dato :)

    Ya Vicent; afortunadamente sabemos fabricarnos nuestra felicidad con apenas unos cartones y unos tablones cutres. Es lo bueno.

    Anonimó: ¿La primera página del primer cuaderno? Bueno, supongo que sí.

    Anónimo, no es que seas un anónimo diferente; el anterior es Anonimó.

    A mí a veces me mola leer lo que fui y darme cuenta de cuánto he aprendido, y a veces da lástima ver cómo parece que no he dado ni un solo paso! ¿No os pasa a vosotros? Pero vamos, que me río y ya está.

    Anónimo 3; ¿Eres el padre de la criatura? ¡¡¡Me vais a marear con tanto anonimato!!!

    *, ¿Por qué quemar los cuadernos anteriores? Mira que me estoy aficionando al desapego, pero mis cuadernos... ¡Antes morir en la pira! :D

    Tarobá y Naipí no pueden volver; sólo estaban ahí para mostrar la cara y la cruz de una realidad, y ahí acabó su andanza. Pero me gusta mucho que te gustaran, porque como los parí al principio del blog nunca obtuve feedback, y pensé que quizás a los demás les podía haber parecido un poco pedorro y punto. Así que gracias. :)

    ResponderEliminar
  8. Por cierto Pacopepe; ¿Te acuerdas de que tu dibujo está hecho en el reverso de tu diploma de asistencia al TEST RIDE '05? Con fecha 16.04.05 ¡Qué tiempos aquellos!

    ResponderEliminar
  9. Yo lo hice, Suna. Y sí, morí en la pira. Pero da igual. Luego me reencarné en mí. Como tod@s.

    Ya los quemarás... no tengo prisa.

    Dulces sueños.

    *

    ResponderEliminar
  10. jo Laura, tienes razón!! y mira que lo estuve buscando. Me gusta aprender, aunque a veces olvido las fuentes. Yo también tenía un cuadernito de esos, pero lo perdí al irme de casa de mis padres.

    ResponderEliminar
  11. Qué romántico me parece... Guardar los blocks aunque las cosas pasen para bien o para mal. Suena a cajón de galletas llena de fotos antiguas.

    "y todo, al final, no puede ser más que un nuevo comienzo"

    Todos esos momentos, se perderán en el tiempo, como lágrimas en la lluvia.

    ResponderEliminar
  12. Pues no me acordaba de lo del reverso, la verdad. Eso se llama reciclar, para que luego digan que en Vallekas no somos respetuosos con el tercio ambiente ese.

    Más que anónimo, soy tímido.

    Besos

    ResponderEliminar
  13. ¡Anda que no tienes cuento, Asterisco! ¿Y cómo que "ya los quemaras; no tengo prisa"? ¿Que no tienes prisa...?¡Y una MIERDA los voy a quemar! No te jode... Jajaja...

    La verdad Davidiego, es que pensé que quizás lo sabías y lo estabas diciendo adrede :)

    Feroz: "Todos esos momentos, se perderán en el tiempo, como lágrimas en la lluvia" ¿De ahí viene el nombre? Me gusta muchísimo la frase (no sabía que era de Blade Runner). Deberías ponerla en algún sitio de tu blog. Qué por cierto, has cambiado la cabecera... es raro. :)

    Anónimo tímido; para poner tu nombre no hace falta valentía sino un poquito de decencia... XD No sé... me ha salido.

    ResponderEliminar
  14. No es cuento, mi querida pupila, ...es simplemente que yo he visto cosas que vosotros no creeríais:

    He visto atacar naves en llamas más allá de Orión... he visto a un fuet comerse una aceituna...

    Es cuestión de tiempo que tú también "veas".

    Entonces... haremos una hoguera...

    Namasté

    (juá, juá, juá...)

    *

    ResponderEliminar
  15. Un fuet y una aceituna...
    ¡nooo, por Dios! más arte efímero noooo!

    ResponderEliminar
  16. JAJAJAJAAA... Bueno, esto no es arte efímero; es poner apodos crueles a Flecha, debido a su forma digamos alargada. Pero de hecho estaría mejor dicho: "He visto un fuet peludo llevarse una aceituna debajo del sofá y ni comérsela ni nada."

    ResponderEliminar
  17. NO, joé!... no es cruel. En absoluto. Recuerdo que en mi vida anterior el fuet era mi embutido favorito. Con permiso de la morcilla patatera, claro. Qué vida aquella... tan... carnívora.

    Ahora soy una vaca.

    y, si me lo permite... fue la segunda la que no se comió. La primera se la zampó enterita... o no?

    *

    ResponderEliminar