martes, 3 de noviembre de 2009

Oxímoros y quiasmos

Yo - Mira, vamos a ver los quiasmos, que algunos molaban.
Ray-Pues los oxímoros tienen que estar también de puta madre…
Yo - No te creas... a mí me gustaron más los quiasmos. Ya verás.

La vida te da sorpresas; ¿Quién me iba a decir a mí que iba a tener esta conversación de tan altos vuelos? Hace una semana no sabía qué significaban esas palabrejas, y ahí estaba el sábado, como tuteándolas, como si fueran amigas de toda la vida. Y es que las palabras me encantan, y cuando encuentro alguna que me gusta especialmente, en seguida me la apropio y la siento a mi mesa.

Pero ahora voy a ir al grano; dejaré para otro día la digresión sobre por qué me gustan las palabras -qué tipo de palabras son mis favoritas, mis criterios para elegirlas etc. ¡La que os ha caído encima!- y os dejo, sin más dilación, en la ingeniosa a la par que fascinante compañía, de... ¡oxímoros y quiasmos! (podría ser el nombre de un grupo musical).

Oxímoros

Un oxímoron consiste en armonizar dos conceptos opuestos en una sola expresión, formando así un tercer concepto. Dado que el sentido literal de un oxímoron es contradictorio -por ejemplo, “un instante eterno"-, se fuerza al lector a buscar un sentido metafórico; en este caso, un instante que, por la intensidad de lo vivido durante el mismo, hace perder el sentido justo del tiempo.

El término oxímoron es una palabra compuesta que une oxýs; “agudo, punzante’ y morós; fofo, romo, tonto’. Por tanto, el mismo término es en sí mismo un oxímoron -¡toma ya!

No son los oxímoros exclusivos de los poetas, también a los políticos/militares les encantan; es un secreto a voces: crecimiento negativo, aceleración cero, fuerza de paz, fuego amigo, inteligencia militar... (esta última, según Groucho Marx) Los oxímoros son, en manos de esta encantadora gentuza, un recurso fundamentalmente de despiste; "¿Ha dicho crecimiento? ¡Anda, qué guay!"

Vayamos con otros ejemplos más poéticos:

«Y la caja y la alcoba, en fecundas blasfemias/Por turno nos ofrecen, como buenas hermanas/ Placeres espantosos y dulzuras horrendas» -Las flores del mal, Charles Baudelaire.

“De haber sido neutral no habría necesitado esas terapias intensivas. Pero qué voy a hacerle, soy parcial, incurablemente parcial, y aunque pueda sonar un poco extraño, totalmente parcial.“ -Soy un caso perdido, Mario Benedetti.


Quiasmos

En el Quiasmo -también llamado "paralelismo inverso"- la primera parte de una frase es equilibrada por la segunda, que la refleja en orden inverso, a fin de que la disparidad de sentidos induzca a la reflexión:

“Never let a fool kiss you or a kiss fool you“. (Nunca dejes a un tonto besarte o a un beso atontarte), Frase que da título al libro sobre quiasmos conspícuos, de Mardy Grothe .

"Your manuscript is both good and original; but the part that is good is not original, and the part that is original is not good." (Su manuscrito es bueno y original; pero la parte que es buena no es original, y la parte que es original no es buena.) Atribuido a Samuel Johnson

“Tardamos mucho tiempo en advertir sus hilos, una tensión que limitaba nuestros movimientos; que sembraba silencios de más en las palabras y palabras de más en los silencios -Castillos de cartón, Almudena Grandes.


Entonces ¿qué?¿Estáis con Ray o conmigo? ¿Cuáles molan más?

14 comentarios:

  1. creo que los quiasmos exigen más esfuerzo por su creador y son más escasos.

    ResponderEliminar
  2. Estoy toalmente de acuerdo contigo Laura, me quedo con los quiasmos. Son más ingeniosos.
    Enhorabuena por tu blog y tu segundo cumple.

    ResponderEliminar
  3. Votaría si no estuviera en huelga por llamarme gentuza (y no soy político... ¡ni puedo hacer huelga!)

    ResponderEliminar
  4. Sí Davidiego, y "atrapan" más, ¿no?

    Señor Anónimo 1, gracias por tus enhorabuenas y por darme la razón :)

    Señor Anónimo 2, no lo has leído bien, he dicho que sois encantadores! Jejeje. Además si no puedes hacer huelga andate con ojito o te denuncio a tu superior.

    ResponderEliminar
  5. vale decir encontrar soluciones me busca problemas? ysoldados en misión de mantenimiento de la paz?

    ResponderEliminar
  6. Por que sigues fumando? no ves que te hace mal?

    ResponderEliminar
  7. Davidiego, el primero es definitivamente un quiasmo, el segundo yo diría que más una paradoja que un oxímoron... ¿no? Pero quién soy yo... :) Que opinen los demás también.

    Vicent, ¿Por qué dices eso? Este post es intelectual, hombre! :D

    ResponderEliminar
  8. Cari the stars we are6 de noviembre de 2009, 7:57

    Pues yo tengo un quiasmo en el pecho y me gustan los oxímoros que se comen: helado caliente, sopa fría... y voy a ver si me invento alguno más, para el próximo concurso de tapas. ¿Alguna sugerencia...? ¡Más difícil todavía!

    ResponderEliminar
  9. Pues a ver si te sale ese quiasmo que tienes en el pecho... - que suena a enfermedad maligna.

    La sopa fría es gazpacho. Sería más oxímoro sopa seca. El helado caliente directamente una guarrería. Aunque supongo que si es de chocolate, es chocolate caliente -o cola-cao.

    Me he acordado también de los chistes "quiasmáticos": No es lo mismo montar un follón que...

    ResponderEliminar
  10. a mi me gustan los dos... parecen más difíciles los quiasmos, pero un buen oximoron...

    ResponderEliminar
  11. Pues a mí, que me dedico a esas marcianadas, siempre me pareció un oxímoro antológico la expresión "arte marcial". Si?

    Por otra parte, me quedo con los oxímoros pero prefiero los quiasmos. Es decir, elijo los quiasmos pero escojo los oxímoros.

    Mis poetas favoritos siempre fueron quiasmáticamente oximóricos...

    "Yo no sabía que no tenerte
    podía ser dulce como nombrarte
    para que vengas
    aunque no vengas
    y no haya sino tu ausencia
    tan dura como el golpe
    que me di en la cara
    pensando en vos."

    o...

    "...Déjame que me calle con el silencio tuyo.
    Déjame que te hable también con tu silencio..."

    o.. viceversa ;)

    Besos a todastodos.

    Karlos*.

    ResponderEliminar
  12. Arte marcial como oxímoro... me gusta :D

    Así que Pablo Neruda y Juan Gelmán... -no es que sea muy instruida, lo he buscao :)

    ResponderEliminar