viernes, 2 de octubre de 2009

De niña a mujer

He estado dándome una panzada de fotos de Flecha que no se la salta un gitano; aquí en el sofá, con el portátil sobre las piernas, como hacía de pequeña con los álbumes de fotos de familia.

Viendo las imágenes de cuando la adopté con apenas unos meses me ha entrado una especie de nostalgia maternal… me ha faltado verter unas lagrimitas, ahí, viendo cómo ha cambiado... cómo se ha hecho mayor. No solo ha crecido; le miro la carita y no era la Flecha que es ahora, tres años más tarde. Además del antifaz, que de pequeña lo tenía bastante más grande y más oscuro, su expresión es distinta -supongo que es lo mismo que nos pasa a los humanos; de adultos ya no tenemos la mirada que teníamos de niños.

También había por ahí algunos vídeos que me han hecho recordar algunas cosas que hacía de pequeña; le gustaba por ejemplo subirse por la pernera de mis pantalones estando yo de pie, y llegaba trepando hasta mi cintura. O se chupaba sus propias tetillas desaforadamente, y a mí me daba mucha pena pensar que probablemente lo hacía porque la habían destetado demasiado pronto y echaba de menos a su mamá biológica.

Llegando a los últimos álbumes me he encontrado con un vídeo de un extraño comportamiento que ha empezado a mostrar en los últimos meses y con el que me tiene intrigada: me da series de mordisquitos muy pequeñitos y no para; se la ve tan afanada... Mientras lo hace yo la miro perpleja preguntándome ¿Por qué? ¿Qué programación tiene en sus genes que le lleva a hacer eso? Quizás esté “desparasitándome” o algo así… todo un enigma.

En fin, que como hace ya mucho que no pongo un vídeo de Flecha, aquí van dos, para compartir con vosotros su cambio, de niña a mujer...

video

video

15 comentarios:

  1. oye, ¿tú estas segura de que eso es un gato?

    ResponderEliminar
  2. feroz,
    ves como es casualidad?
    este mes estudio, y hoy es la primera vez que me conecto.

    :p

    flecha,
    qué mona eres!

    ResponderEliminar
  3. Feroz, a ver si te voy a tener que regañar a ti también, ¡tengamos la fiesta en paz!... :D

    Bueno, un gato no es; es un híbrido entre gato y rata. Creo.

    Davidiego, ¿Cuándo empezó tu mes de estudio? ¿Ayer? Y si acaso querrás decir que es la primera vez que entras en Cotidianas, porque ayer publicaste post, que me lo sé, que la policía no es tonta. O bueno, sí, pero yo no. O bueno sí, pero poco.

    ResponderEliminar
  4. Jo, Hiluna también hace algo parecido, yo supongo que es para jugar y me protejo la mano con la manga de la chaqueta (porque hay que ver cómo muerde la enana cuando se pone nervi...) y hala... a jugar!

    ResponderEliminar
  5. ¿Y no duelen esos bocados? Supongo que es un juego, pero si te trinca un dedo lo puedes flipar, ¿no?

    ResponderEliminar
  6. Hola Nesta; bienvenida por estos lares.

    Los mordisquitos pequeñitos no duelen -porque no te coge chicha. Los grandes pueden doler un poco, pero ella mide la fuerza con que los da. A veces se emociona y se pasa, pero nunca me ha hecho sangre.

    Flecha es muy buena, pero hay hurones no tan buenos, sobre todo machos.

    ResponderEliminar
  7. Sislen; ¿Hiluna también da los mordisquines esos chiquititos en los que casi ni abre la boca, o los otros? Los mordiscos normales pueden ser para jugar -en el caso de Flecha- Son los otros los que no entiendo.

    ResponderEliminar
  8. Bimba no sabe jugar y cuando juega es a morder. Supongo que los mordiscos de Flecha serán como los de la perra que tengo sobada a mi derecha, que no hacen daño por que saben que eres "famila". Se que los hurones pequeños muerden, como juego y cuando se ponen nerviosos, pero los mayores ni idea...

    ResponderEliminar
  9. ¡Anda que, todos aquí, hablando de "nuestros hijos"; Flecha, Hiluna, Bimba... -aunque cada uno sea de una especie distinta. :D

    Los hurones muerden de mayores también; a las pruebas me remito.

    ResponderEliminar
  10. Lo unico que se deduce del video es que estas muy apetitosa.

    PD: Al menos desde el punto de vista de Flecha...

    ResponderEliminar
  11. juas! es verdad, vicent! Es la versión animal de la frase "estás para comerte"

    Claro, que a mi a veces Cucha me chupetea la cabeza cuando nos acostamos. Como es un gato, raspa. No creo que piense que estoy apetitoso, creo más bien que ella piensa que le cae bien "el mono del pienso". Porque es así como me ve, seguro, un mono grande que trae bolitas que se comen.

    ResponderEliminar
  12. Flecha, Cucha... pero vosotros le dais de comer a vuestros bichos?

    Esos casos que salen de vez en cuando en la tele de dueños comidos por sus mascotas son muy desagradables, asi que ya estais tomando medidas rapidamente.

    ResponderEliminar
  13. Joder Vicent, qué imagen más sórdida imaginarme a Flecha devorándome.

    Aunque he de decir que otra de las explicaciones que barajo sobre sus mordiscos es que como es carnívora y no le doy cadáveres que desgarrar con los dientes, por algún lado le tiene que salir el instinto...

    ResponderEliminar